Usted confía en los alimentos transgénicos
no
no sé si los he consumido
 

  Boletines de Midia

Foromidia

 

 

 

 

 

 

 

NOTA DIARIA - Ir a INDICE DE NOTICIAS

Nuevas normas alimentarias internacionales

El Codex Alimentarius ha aprobado 35 directrices destinadas a mejorar la seguridad e inocuidad de los alimentos

Fuente: http://www.consumaseguridad.com/ciencia-

 

El uso de aromas, la elaboración de alimentos libres de gluten y la presencia de micotoxinas en alimentos han sido los tres ejes centrales de la 31ª reunión anual de la Comisión del Codex Alimentarius, celebrada en Ginebra. Otros aspectos aprobados han sido las nuevas directrices del etiquetado de alimentos y recomendaciones prácticas para el procesado y manipulación rápida de los alimentos congelados.

La Comisión del Codex, basándose en resultados científicos, ha establecido la definición de los aromas y las sustancias aromatizantes y ha verificado los parámetros para catalogar el aroma natural y el sintético. Las normas recomiendan las circunstancias en que deben usarse y sugieren su utilización en niveles mínimos y no perjudiciales. Actualmente, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, en sus siglas inglesas) está llevando a cabo inspecciones de seguridad y evalúa la calidad de gran cantidad de aromas existentes.

 

En Europa, los aditivos alimentarios están regulados por varias leyes establecidas por los órganos legislativos de la UE. Sin embargo, ahora aparecen cuatro nuevos reglamentos, propuestos en 2006 por la Comisión Europea, cuyo objetivo es armonizar la autorización de aditivos así como los procedimientos de evaluación de su seguridad. Asimismo, el Codex ha acordado aceptar las enmiendas al Sistema Internacional de Numeración para los aditivos alimentarios.

Sobre micotoxinas

Las micotoxinas en los alimentos son causadas por hongos contaminantes que pueden llegar a ser potencialmente peligrosos para el organismo. Se trata de un problema que la industria alimentaria debe abordar a diario, y preocupa de forma especial en panaderías, ya que si el hongo aparece en el grano crudo o permanece estable durante el procesado, puede reaparecer en los alimentos que contengan harina de trigo.

El límite legal establecido en la UE para las micotoxinas en los productos acabados, como por ejemplo el pan y los cereales de desayuno, es de 500 partes por billón (ppb). Sin embargo, numerosos estudios han revelado que la harina puede llegar a contener 750 ppb. El Codex ha revisado y aprobado los niveles máximos de ocratoxina A en el trigo crudo, cebada y centeno, así como los niveles máximos de aflatoxinas en almendras, avellanas y pistachos listos para comer.

Se han elaborado también recomendaciones prácticas para prevenir la formación de toxinas, concretamente en los higos, y se han acordado los niveles máximos de los ésteres de 3-cloro-1,2-propandiol / 3-cloropropan-1,2-diol (3-MCPD), un plaguicida, en los condimentos líquidos con proteínas vegetales obtenidas vía hidrólisis ácida.